Como sucedió ayer, Salvador Cabañas recibirá a las 17:00 horas una terapia, asistida por un fisioterapeuta y un ortopedista, para vigilar la evolución del jugador en su movilidad, y cuidar su tono muscular.

Desde el martes se le realizan algunas pruebas con una ‘Máquina de Trabert’, una herramienta de electroterapia que se emplea comúnmente en la rehabilitación de los pacientes.

Además, el último estudio que se le realizó mostró mayor actividad eléctrica de la esperada. A pesar de que esto podrían suponer buenas noticias, los médicos prefieren no tomar esto como un pronóstico alentador.

Hay que recordar que Cabañas tuvo una ‘ligera recaída’ la cual estaba contemplada, ya que era algo que sucedería al quitarle los sedantes, y por esto no hay alarma entre el cuerpo médico del hospital Ángeles.

El reducir los medicamentos era un proceso médico para ver como reaccionaba el paraguayo, con el cuál el cerebro trabajó más y se hinchó, algo que no es positivo para la salud del jugador. Por esto se le aplicarán otra vez sedantes.

Anuncios