María Alonso Mena, la esposa del futbolista paraguayo Salvador Cabañas, quien lucha por su vida tras ser tiroteado en la cabeza el lunes cuando se encontraba en un bar en Ciudad de México, aseguró este jueves que el delantero dio signos de vitalidad y comprensión apretándole las manos.

“Estoy muy contenta. Lo sentí muy bien. Me agarró fuerte la mano. No quería que yo saliera. Siento que las oraciones están siendo escuchadas. Agradezco a toda la gente que reza por él”, dijo María Alonso visiblemente emocionada desde la capital mexicana al canal 9 de la televisión de Paraguay.

“Le dije qué día era, qué hora. Le dije que todo el mundo reza por él. Le conté quienes vinieron a visitarlo y él me apretaba la mano y trataba de abrir los ojos. Yo noto la mejoría. Está estable”, relató con voz entrecortada.

Comentó que también su hija de 4 años lo visitó y que la niña le apretó las manos. “Ella preguntaba todo el tiempo por su papá y ahora ya está más tranquila”, continuó.

“Es un milagro que esté vivo y que se esté recuperando”, enfatizó en tono de euforia.

La esposa del delantero paraguayo dijo confiar plenamente en el trabajo de las autoridades mexicanas para esclarecer el crimen, pero que por el momento prefería concentrarse en la recuperación de su marido.

“Quiero reiterar mi agradecimiento a toda la gente que reza por él. Igual sigan rezando porque él sigue en terapia intensiva”, puntualizó, antes de señalar que quería dar esperanzas a los que aprecian la vida de la estrella de las ‘Aguilas’ del América de México y la selección paraguaya.

Anuncios