Ciudad de México, miércoles 24 de Febrero del 2010

  • Cabañas no logra retener información, sus problemas son
    cognitivos
  • El delantero ya camina y hace ejercicio

Después de casi un mes de haber recibido un impacto de bala en la
cabeza, Salvador Cabañas está a punto de ser dado de alta en el Hospital
Ángeles Pedregal para ser trasladado al nosocomio de
neurorehabilitación donde se realizará un trabajo integral enfocado a la
parte cognoscitiva (pensamiento, emociones y conducta) y física.

El delantero del América sigue mostrando una evolución favorable sobre
todo en el tema físico, pero en la parte mental se han generado los
problemas debido a que Cabañas no tiene la capacidad de retener
información ni integrar los cinco sentidos con el cerebro.

Ernesto Martínez Duhart, Neurocirujano que lleva el caso del delantero,
confirmó que Salvador ya camina y hace 30 minutos de ejercicio en una
bicicleta fija, pero también dejó claro que el paraguayo no ha logrado
hacer contacto con la realidad.

“La evolución de Salvador continúa siendo favorable, hemos tenido que
hacer algunos ajustes, pero él va recuperándose físicamente muy bien, le
hemos proporcionado más terapia física y ocupacional, camina
prácticamente solo, aunque uno lo lleva de la mano y la fuerza no tiene
problema; ya empieza a avisar para ir al baño, que eso es importante
porque está recuperando el estímulo del cuerpo, aunque aún tenemos
ciertas cosas porque pasó por un cuadro viral de las vías
respiratorias”, expresó.

El Neurocirujano se ha sorprendido cada vez más del proceso de
recuperación que Cabañas ha tenido en la parte física, pero sabe que el
camino por andar aún es muy largo pues no se ha logrado medir las
secuelas que el proyectil dejó debido a que no ha habido cooperación por
parte del futbolista en el tema de la consciencia.

“Él tiene que estar más consciente y despierto, ya en una situación
cognitiva de las cosas (para valorar las secuelas); físicamente está
bien, pero necesitamos que tenga una buena coordinación para ver las
otras funciones como es la audición, el gusto, la visión, el tacto, la
discriminación de las cosas; que haya integración entre el tacto (y los
sentidos restantes) con el cerebro. Sabemos que lo que más necesita en
rehabilitación es la cognitiva ocupacional”.

Cabañas aunque recuerda perfectamente su historia desde pequeño hasta
que llegó a México, no ha logrado retener información tan sencilla como
la fecha, pues aunque desde hace 15 días se le ha dicho el día y el año
en el que se encuentra, cuando se le cuestiona el dato, el delantero
guaraní simplemente lo ha olvidado.

“Él está desorientado por eso se determinó que no está en condiciones de
declarar; simplemente no está en capacidad de retener por eso para qué
le llevamos un Psicólogo y le decimos qué fue lo que pasó si no lo va a
asimilar; hoy no se puede determinar qué pasará, porque se pueden tener
los mejores terapistas ocupacionales pero si su cerebro no se termina de
reintegrar en sus condiciones, no le servirá de nada”, declaró el
galeno, quien trabajará con los terapistas para “reeducar, en movimiento
y cosas” las funciones de Salvador con la finalidad de que recupere, en
la medida de lo posible, su estilo de vida pasado.

Anuncios