Estadio Azteca, domingo 25 de Abril del 2010

  • Santos dejó pasar la gran oportunidad de ser el verdugo de las Águilas
  • Navarrete fue el héroe de Coapa, pues con sus atajadas evitó que el América se perdiera la Liguilla

Ángel Reyna recibió el balón de espaldas para después darse vuelta y perfilarse directo a la portería de Oswaldo Sánchez, el americanista levantó la mirada y tomó la decisión que salvó a las Águilas del fracaso. Con fuerza sacó un disparo cruzado que el arquero santista no pudo detener, así Reyna puso el 1-0 en la pizarra y mandó al América a la Fiesta Grande.

Todo se conjugó para que las Águilas extendieran las alas y volaran rumbo a la Liguilla, su destino no dependía de sí mismos, para llegar a las instancias finales era necesario que Morelia, Cruz Azul o Atlas no ganaran, los tres decidieron apoyar a los de Coapa, pues empataron contra Monterrey, Chivas y Jaguares, respectivamente.

El panorama se abrió para los de Coapa, quienes con un triunfo se metían a la Fiesta Grande, por eso cuando Reyna vio que el esférico cruzó la línea final, su garganta se volvió chica para gritar la gloria del gol.

Con el triunfo de 1-0 frente a Santos, las Águilas lograron entrar a la Liguilla como sextos por lo que tendrán que enfrentar a Toluca en los Cuartos de Final. Con la derrota Santos se quedó como quinto y se verá las caras con Pumas de la UNAM; ambos tendrán que recibir el primer duelo de la serie final.

EL PARTIDO

El mundo no se detuvo para ayudar al América, pero Morelia, Atlas y Cruz Azul hicieron su parte para dejar que las Águilas llegaran al Estadio Azteca con amplias posibilidades de calificarse a la Liguilla. El equipo de Jesús Ramírez sólo tenía que ganar para encontrarse con la Fiesta Grande y así sacudirse la presión que un fracaso suele traer.

No había mañana para los americanistas, la fortuna les estaba sonriendo, pero no podía hacer todo por ellos, por eso Ramírez entendió que era momento de experimentar y modificar la alineación que lo llevó a tener serios problemas en el torneo.

Así, el estratega decidió sentar a Antonio López y Daniel Márquez, el equipo necesitaba el gol, pero ellos habían fallado demasiado en el pasado y por ello Ramírez prefirió darle la responsabilidad de la ofensiva a Reyna, “Rolfi” y Sandoval.

Ninguno de los tres salió como un hombre de punta clavado, el puesto se lo turnaron para así descontrolar a la zaga santista. La decisión pronto le dio la razón al timonel. La velocidad de los tres americanistas derivó en el gol tempranero de Ángel Reyna, el “18” de los de Coapa recibió el esférico de espalda, se perfiló al marco y con un disparo cruzado logró penetrar el marco de Osvaldo Sánchez.

América tomó el control del duelo con tanta soltura que Santos tuvo que replegarse en su propio terreno, vinieron así los disparo de “Rolfi” y Beausejour, y hasta uno potente de Miguel Layún que requirió la precisión de Oswaldo para detenerlo.

Santos, con la Liguilla en sus manos, comenzó a preocuparse por la victoria cuando sintió un ahogamiento abrupto por parte de los americanistas, entonces, a base de contragolpes trató de encontrar el gol que requería para mandar al América fuera de la Fiesta Grande; al 37′ casi lo logró, cuando Darwin sirvió para Torres, quien con un disparo de zurda hizo que Navarrete se recostara para atajar el balón, después el propi Torres volvió a imprimirle peligro a la redonda cuando sacó un disparo potente que el arquero de las Águilas sólo pudo evitar tras un buen lance.

Santos deseaba ser el verdugo de los americanistas, pero las Águilas estaban resistiendo la presión de los de La Comarca con contragolpes más estructurados, aunque sin la dosis de peligro necesaria para convertirse en goles.

Por eso América decidió que lo mejor era defender el gol que tenía a su favor y olvidarse un poco del ataque, así Santos le dio un par de sustos, con dos disparos de Ludueña, que Navarrete tuvo que evitar se convirtieran en goles.

Armando poco a poco se convirtió en el héroe de los de Coapa y lo confirmó cuando impregnó su marco de buena fortuna y lo solidificó con buenas actuaciones. El arquero de las Águilas primero vio como un disparo de Quintero se estrelló en el travesaño y después cuando la redonda regresó al terreno para quedar a merced de los santistas, Oribe la prendió, Navarrete se lanzó haciendo un arco hacia atrás y con una mano evitó la caída de su portería.

América rezó hasta el final, porque su futbol le impidió tener una victoria contundente que le permitiera descansar el alma durante el duelo, pero al final pudo sonreír porque Jesús Ramírez les dio su segunda Liguilla de manera consecutiva.

ARBITRAJE

Alfredo Peñaloza. Bueno, hubo un momento en el que el partido pudo salírsele de las manos cuando los jugadores de ambos bandos decidieron cometer varias faltas bruscas que terminaron en confrontaciones, pero al sacar las tarjetas amarillas en el momento justo evitó que el duelo se convirtiera en un pelea de box.

DIVISIONES MENORES

En la categoría Sub-17, las Águilas del América empataron 3-3 con Santos Laguna en el duelo efectuado en la cancha número dos del Club América. Santos dominó casi todo el partido, pero América aprovechó los errores del rival y en los últimos minutos marcó dos goles para así poder emparejar la pizarra.

En la categoría Sub-20 se repitió el empate entre americanistas y laguneros, sólo que esta vez fue a un gol en la cancha del Estadio Azteca. En esta ocasión los de Coapa manejaron el partido, pero con un error al final del duelo permitieron que Santos se levantara para robarles el empate.

[MEDIOTIEMPO]

Anuncios