Estadio Hans-Walter Wild , Bayreuth, Alemania, domingo 30 de Mayo del 2010

*
Favor de actualizar flashplayer

Get Adobe Flash player
(Video: Pablo Vásquez)
Adolfo Bautista marcó dos goles, el “Chícharo” un par más
* El único gol de Gambia cayó a balón parado
* El siguiente rival del Tri será Italia

Si lo que requerían era retomar confianza, hoy ante Gambia México lo consiguió. El representativo mexicano goleó 5-1 al equipo africano, pese a que en los últimos cinco partidos el Tri únicamente había logrado marcar un tanto por duelo.

El juego, más allá del resultado, significó el último partido con la Selección Mexicana para uno de los jugadores. El nombre lo dará a conocer Javier Aguirre en conferencia de prensa luego del cotejo.

Quien se reencontró con el gol fue Adolfo Bautista, que tuvo oportunidad de marcar en dos ocasiones y errar otro par. También, Javier Hernández hizo dos y el último fue obra del “Venado” Medina, que de igual manera que falló al menos dos, una estrellándola en el marco.

El siguiente rival, y tal vez el más complejo para el Tri, será Italia, último rival dentro de la gira europa de la Selección Mexicana antes de comenzar su participación en el Mundial de Sudáfrica 2010.

EL PARTIDO

Tal como lo advirtió, el once titular una vez más iba a variar. Y así fue. Por primera ocasión desde que están concentrados, la central fue ocupada por Héctor Moreno y el “Maza” Rodríguez. Quien regresó a la titularidad fue Rafael Márquez y el que volvió a trabajar como lateral derecho después de mucho de no hacerlo fue Israel Castro.

Pero la intriga en el equipo que saltó a la cancha, más allá de las combinaciones, se centró en quién era de los once integrantes el que debería de dejar al finalizar el partido la concentración del Tri y por ende no participar en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Como era de esperarse, un rival que únicamente había disputado dos partidos en el año (ambos el pasado mes de enero) México, con once de preparación en cinco meses, iba a dominarlo.

Paradójicamente, la primera jugada de gol fue de los jugadores que Gambia que apenas al 5’ lograron sacar un tiro de media distancia que pasó cerca de la portería de Luis Ernesto Michel. Sin embargo, hasta ahí llegó la ofensiva Gambia porque el resto del juego fue de pleno dominio mexicano.

Si bien a inicio de semana México jugó en una sede con inigualables condiciones como Wembley, ahora lo hizo en un lugar de precarias características que al paso de los minutos comenzaron a ser factor. La primera y más evidente fue el campo que con el simple calentamiento se enlodó. El clima tampoco ayudó y la intensa lluvia terminó encharcando algunas zonas del campo. La segunda que no había alumbrado en el estadio y cuando se nubló la zona no hubo forma de remediarlo.

Y aún así llegaron los goles para el Tri, en esta ocasión más de uno a diferencia de los últimos cinco partidos. Los dos primeros de Javier Hernández, quien por cierto ya había marcado en el juego contra Holanda.

Los dos siguientes de Adolfo Bautista, quien con su cauta forma de festejar hizo pensar que podría ser él quien abandonaría la concentración del Tri al finalizar el juego. Si bien en la despedida del Tri en el Estadio Azteca, el “Bofo” fue abucheado desde que ingresó a la cancha, hoy después de hacer el primer gol ya los casi cinco mil espectadores coreaban su apodo.

Y aunque cayeron cinco goles en el partido, el último de Alberto Medina, la falta de contundencia se volvió a hacer presente. El “Venado”, quien entró de cambio en la segunda parte, erró tres claras, una de ellas estrellándola en el poste superior. Hasta Jorge Torres Nilo se aventó un error al rematar solo de cabeza dentro del área pero sin lograr marcar.

Antes de concluir el juego, al 65’ Gambia logró hacer el único del juego y a México le volvieron a marcar a balón parado como ocurrió ante Holanda.

El próximo miércoles llegará la última y verdaderamente fuerte prueba para el Tri cuando jueguen ante el Campeón del Mundo Italia. Si ahí mantienen el nivel de definición de hoy y el manejo de balón de los partidos pasados podrán ir tranquilos al Mundial de Sudáfrica 2010.

EL ARBITRAJE

Aceptable del alemán Felix Brych quien intentó mantenerse muy atento a cada jugada, no dio manga ancha y buscó ante todo cortar el juego ríspido para evitar lesiones. Se entiende que bajo ese criterio fuera quisquilloso con unas acciones que comúnmente no se marcan como falta, sin embargo, tuvo un par de detallitos malos, se le fue un penal sobre Israel Castro en el primer tiempo y en el tercer gol de México, su Asistente 1 no marcó un fuera de lugar claro del “Venado” Medina que debió cortar la acción antes de llegar al área.

Anuncios