Durban Stadium, ante un lleno, domingo 13 de Junio del 2010

  • La escuadra teutona mostró su mejor versión
  • Los Socceroos estuvieron lejos de su nivel

Un grande siempre debe cuidar su prestigio y jugar como lo que es, por eso es que Alemania le pasó por encima a un cuadro australiano que estuvo por debajo de su potencial y dio un golpe de autoridad en su presentación en esta Copa del Mundo.

Hacía falta que una Selección de peso dejara ver todo su poderío en esta Copa del Mundo para darle brillo al campeonato y la germana lo hizo con una goleada de 4-0 ante Australia para tomar la cima del Grupo D.

Con un equipo ligero y que gusta de ir hacia adelante, la Mannschaft levantó la mano en Sudáfrica 2010 para decir “aquí estoy” y que todos empiecen a pensar en ella como un rival a vencer en la búsqueda de la Copa FIFA.

Porque todavía existían ciertas dudas con respecto al nivel que podría mostrar el equipo germano en su presentación en este campeonato debido a que tiene una plantilla que en promedio no rebasa los 24 años de edad, pero con la exhibición de este domingo ya quedó claro la categoría de Selección que es.

Fue la Alemania temible de cada Mundial, sólo que con un estilo más agradable para el aficionado en general, modificando en ese sentido su imagen con una propuesta netamente abierta, sin reservar nada y arriesgando en todo momento.

Luego de este brillante estreno, el conjunto germano se enfrentará a Ghana en la segunda jornada, en tanto que tras la sacudida de hoy, los australianos tratarán de recuperarse para su cotejo con Serbia.

EL PARTIDO

La mejor demostración de futbol en lo que va del Mundial la ha dado Alemania, con un juego realmente de alto nivel, y por si fuera poco, espectacular. Hacía mucho que no se veía un desempeño así del cuadro teutón a la ofensiva, con un balance perfecto entre todas sus líneas, además de una interesante combinación de experiencia y juventud.

Los australianos tuvieron 10 minutos de resistencia, los primeros cinco del encuentro y luego los otros cinco en el comienzo de la segunda mitad, pero más allá de eso simplemente fueron espectadores del toque que dio su rival.

El equipo alemán jugó a tope de principio a fin, y luego de un susto al minuto 3 cuando Sami Khedira salvó su portería al momento en que parecía que Richard García iba a hacer el gol para Australia, borró del terreno de juego a su contrincante.

El mundo ya conocía la calidad de hombres experimentados como Philipp Lham, Per Mertesacker, Bastian Schweinsteiger, Lukas Podolski y Miroslav Klose, pero a partir de este partido ya sabe que Alemania tiene otros elementos jóvenes para tomar en cuenta como lo son Holger Badstuber, Sami Khedira, Thomas Müller y Mesut Özil.

Entre ellos brindaron un espectáculo digno de un Mundial, con una sólida defensa, un mediocampo de mucha dinámica y una delantera poderosa. Esas son las cartas que lanzó la Mannschaft en su debut dentro de Sudáfrica 2010, y todavía le faltó concretar por lo menos otras tres oportunidades de gol.

Podolski adelantó a Alemania con un zurdazo al minuto 8, Klose aumentó la ventaja en un remate de cabeza al 26’, Müller puso el tercero en una gran jugada dentro del área al 67’ y finalmente Cacau cerró la cuenta al 70’ con un toque suave de balón hacia las redes.

Si Australia ya no veía cómo frenar a los alemanes, peor se puso su situación cuando Tim Cahill recibió la tarjeta roja al minuto 56, porque lo que vino después fue puro sufrimiento en su área y aguante para no recibir una humillación más grande.

De esta manera Alemania se marchó a descansar con cuatro goles en su registro, en tanto que los australianos se fueron a su concentración con un baile a cuestas.

EL ARBITRAJE

Buena presentación tuvo el mexicano Marco Antonio “Chiquimarco” Rodríguez, que en las jugadas más apretadas tomó las mejores decisiones, también ayudado por sus Auxiliares compatriotas, José Luis Camargo y Alberto Morín. Juzgó adecuadamente la expulsión sobre el australiano Tim Cahill y en las acciones cerradas de posición adelantada, sus Asistentes no se equivocaron.

Anuncios