HTML clipboard

Green Point Stadium, ante un lleno, lunes 14 de Junio del 2010

  • El Campeón inició como suele hacerlo
  • La escuadra guaraní no aguantó la ventaja

Por momentos pareció que se daría la sorpresa en Ciudad del Cabo y los paraguayos se ilusionaron con una posible victoria sobre el Campeón, pero al final se dio lo que suele ocurrir con Italia al comienzo de cada Copa del Mundo y se decretó un empate bastante común para el conjunto europeo.

El 1-1 que se presentó en este encuentro cabía en el rango de pronósticos debido a que el equipo italiano está acostumbrado a arrancar los torneos importantes en su mínimo nivel para de ahí mejorar y convertirse en candidato al título.

Daba la impresión que este duelo era una gran oportunidad de Paraguay para dar muestra de su potencial y llevarse un triunfo que lo colocara rápido en un escalafón más arriba dentro del Mundial, pero no pudo preservar la ventaja que tuvo en el primer tiempo.

La preocupación para Italia será lo que haya ocurrido con su arquero Gianluigi Buffon, quien tuvo que abandonar el duelo en el medio tiempo por una dolencia en el nervio ciático y habrá que ver si estará disponible para el próximo compromiso ante Nueva Zelanda.

Por ahora ambos conjuntos sumaron su primera unidad en este Mundial dentro del Grupo F, en espera de lo que hagan Nueva Zelanda y Eslovaquia, siguiente rival de Paraguay, para saber en qué posición quedarán al finalizar la primera jornada.

EL PARTIDO

Las dudas sobre el juego de Italia aumentaron recién iniciado el partido porque a pesar de que tenía el control del balón, no podía penetrar la fuerte defensa guaraní y poco a poco perdió el rumbo debido a que su contrincante se acomodó mejor en el campo y superó los nervios de la presentación mundialista.

La defensa del título para los italianos comenzó titubeante, con altibajos y poca certeza en su funcionamiento, pero al final se llevaron una igualada que hasta cierto punto es normal para sus márgenes en un debut para competencias de alto rango.

Eso sí, hubo mucha preocupación porque Antolín Alcaraz puso adelante a Paraguay con un remate de cabeza al minuto 38, ganándole nada menos que al Capitán Fabio Cannavaro, en una acción a balón parado, que significó el primer gol que admite Italia de esa manera en la historia de sus actuaciones dentro de los Mundiales.

Ahí sí que se notó la incredulidad de los italianos, empezando por el Director Técnico, Marcello Lippi, quien hizo una mueca de desaprobación cuando se metió al vestidor en el descanso.

Peor se puso el asunto cuando Gianluigi Buffon ya no salió a defender la portería para el complemento. Sin embargo, salió a flote la personalidad del Campeón, que con base en su fortaleza mental, física y por momentos futbolística, rescató el empate y hasta estuvo cerca de ganarlo.

Los ingresos de Mauro Camoranesi y Antonio di Natale le dieron mayor presencia ofensiva a Italia, que empujó hasta conseguir el tanto de la igualada, que cayó en un tiro de esquina donde el portero Justo Villar se perdió, al igual que Lucas Barrios en la marcación y Daniele de Rosi aprovechó para definir de derecha al minuto 63.

Respiró profundo todo el plantel italiano y entonces los guaraníes más bien cuidaron el resultado para no quedarse con las manos vacías. Italia todavía se acercó con peligro al área rival y en un buen lance de Villar a disparo de Riccardo Montolivo ya no se movió el marcador.

El Campeón inició muy a su estilo y pasó la que aparentemente era la prueba más complicada en el Grupo, en tanto que Paraguay hizo lo propio, aunque no pudo brindarle una victoria a su líder moral, Salvador Cabañas, y al menos le vendrán rivales en apariencia menos fuertes.

EL ARBITRAJE

El mexicano Armando Archundia no tuvo mayor problema para conducir un partido que tuvo cierta dificultad por la lluvia, ya que las barridas y entradas pueden aparentar mayor violencia de la que en realidad tienen, pero lo condujo por buen camino y sumó oficialmente su sexto partido en Mundiales con una destacada actuación.

Anuncios