Port Elizabeth Stadium, ante un lleno, viernes 18 de Junio del 2010

  • Por increíble que parezca, el cuadro teutón falló un penal
  • Para los serbios fueron los primeros puntos en una Copa del Mundo

Que Alemania falle un tiro penal ya es nota por el hecho mismo, pero que haya perdido frente a un equipo debutante en Copa del Mundo entonces se convierte en un partido histórico, y Serbia dio la campanada dentro del Grupo D bajando de su nube a los teutones.

Luego de su brillante presentación dentro de Sudáfrica 2010, la escuadra germana se topó con un rival que no se amedrentó y que fue a buscar el triunfo sin importarle que tuviera enfrente a un grande a nivel mundial.

Y es que para los serbios se trataba de ganar o prácticamente despedirse de la competencia, así es que ya superado el pánico escénico de su debut mundialista cuando perdieron con Ghana, sacaron lo mejor de su futbol para vencer sorpresivamente a los alemanes.

Éste fue un partido en el que además del penal fallado por Lukas Podolski, Alemania se quedó con un hombre menos desde el primer tiempo por la expulsión del delantero Miroslav Klose, hubo ocho amonestados y tres disparos a los postes.

Realmente brindaron un espectáculo de alto nivel, con bastantes llegadas de peligro en las dos porterías, donde Serbia llegó a tres puntos en el Grupo, mismos con los que se quedó Alemania, todavía en el primer lugar por mejor diferencia de goles, pero en espera de que se dispute el duelo entre Ghana y Australia.

EL PARTIDO

Está claro que el nivel futbolístico va en aumento a partir de que comenzó la segunda jornada en la Fase de Grupos, por ello es que se dio un juego bastante agradable, de una intensidad inmejorable y un ritmo frenético.

A los alemanes no se les presentaron las mismas condiciones favorables que en su primer cotejo dentro de esta justa mundialista y entonces se toparon con un rival que también superó los nervios que le perjudicaron en el debut para brindar una notable actuación.

A tal grado llegó la entrega con la que se disputó el partido por parte de ambas escuadras que en la primera mitad se dio un duelo sumamente físico y de meter la pierna con fuerza, y de esa manera se cortó bastante la circulación del balón, aunque en todo momento intentaron ir hacia adelante.

Lo malo fue que muchos jugadores se condicionaron por recibir tarjetas amarillas, pues en esos primeros 45 minutos hubo seis amonestaciones y una expulsión, ésta para el goleador alemán Miroslav Klose, quien cometió un par de faltas por detrás que le costaron dejar a su equipo con un hombre menos, situación que generó fuertes protestas de los teutones contra el árbitro español Alberto Undiano.

Inmediatamente después de que Klose recibió la tarjeta roja, la Selección de Serbia consiguió la anotación al minuto 38, la cual resultó definitiva en el marcador. Milan Jovanovic definió de zurda dentro del área luego de que Nikola Zigic le bajó el balón de cabeza en un servicio de Milos Krasic.

Todavía la escuadra germana se fue al descanso con la sensación de que pudo empatarlo ya que el joven mediocampista Sami Khedira sacó un disparo que sacudió la portería contraria desde el travesaño.

Con 10 futbolistas sobre el terreno de juego, Alemania se acomodó bien para la segunda mitad y se fue encima del área de enfrente en busca de la igualada. Así es como llegó la mejor parte del cotejo, con un futbol abierto y de muchas opciones para anotar para los dos equipos, pues los serbios no dejaron de atacar y trataron de aumentar su ventaja.

Para desgracia del cuadro teutón, un hombre experimentado como Lukas Podolski se vistió de villano porque falló un penal al minuto 60, además de otras dos oportunidades claras, todas con su mejor pierna, la izquierda.

Después, Serbia se acercó con peligrosidad a la portería alemana, con un disparo de Jovanovic al poste y un remate de Zigic al travesaño. Con un ida y vuelta trepidante, se consumieron los minutos restantes y se consumó la sorpresa en el Grupo D.

EL ARBITRAJE

El español Alberto Undiano tuvo un desempeño inconsistente en cuanto al criterio con el que manejó las tarjetas, porque si bien en el primer tiempo se mostró inflexible, ya que había sacado bastantes amarillas, se reservó para la segunda mitad; sin embargo, en la decisión más discutida y polémica, aplicó correctamente el reglamento y por tal motivo expulsó al alemán Miroslav Klose. De igual manera estuvo atento para señalar bien en penal que cometió el serbio Nemenja Vidic al minuto 59, quien se lanzó como portero dentro del área y evitó con la mano derecha que la redonda le llegara  al Özil.

Anuncios