Ciudad de México, México., domingo 20 de Junio del 2010

Free State Stadium, ante un lleno, domingo 20 de Junio del 2010

  • La escuadra guaraní dio un paso firme rumbo a Octavos de Final
  • Los eslovacos quedaron mal parados para seguir con vida en la Copa

Un sabor a picante mexicano tuvo el triunfo de Paraguay sobre Eslovaquia con los goles marcados por Enrique Vera, ex del América y nuevo jugador del Atlas, y Cristian Riveros, quien hasta el torneo pasado estuvo con Cruz Azul.

La victoria dejó al cuadro guaraní cerca de los Octavos de Final, con un futbol muy ordenado y efectivo, que no le dio la mínima posibilidad al rival para hacer daño, cumpliendo cabalmente con una actuación destacada que ilusiona a un pueblo lleno de ilusiones por su Selección.

Para los eslovacos fue la debacle porque quedaron mal parados en la búsqueda de llegara a la segunda ronda, con un empate inesperado y una derrota que podría estar dentro de los planes.

Los paraguayos alcanzaron el liderato del Grupo F con cuatro puntos y una diferencia de goles de +2, en espera de lo que hagan enseguida Italia y Nueva Zelanda, en tanto que Eslovaquia se estancó en una unidad, con una esperanza de llegar a la última fecha todavía con posibilidades de pelear por un boleto a la siguiente ronda.

EL PARTIDO

Fue un dominio pleno de principio a fin para la Selección de Paraguay, que no dejó ni un espacio para la ofensiva rival, controlando el balón y manejando los tiempos a placer.

Los guaraníes dejaron constancia de su consistencia y solidez en todas las líneas, pues atrás no tuvo siquiera trabajo exigente, en medio tuvo la posesión del esférico sin problemas, y adelante tuvo la certeza para concretar dos ocasiones.

Los viejos conocidos del futbol mexicano, Enrique Vera y Cristian Riveros definieron correctamente las opciones que se les presentaron para darle a Paraguay una victoria necesaria e importante para ir hacia adelante en esta Copa del Mundo, donde su afición espera todavía bastantes alegrías más.

Vera venció al arquero Jan Mucha, con un toque espléndido de pierna derecha al minuto 27 en un servicio de Lucas Barrios, en tanto que Riveros metió un buen disparo de zurda en pase de Paulo Da Silva, para decretar el resultado definitivo al 85’.

Los eslovacos simplemente no existieron en este cotejo, jamás encontraron el  balón y cuando le cayó, lo perdieron rápidamente, y como muestra de su inoperancia está el hecho de que sólo tuvieron un disparo a gol, y éste ocurrió hasta el minuto 92.

Fue un paseo y una relajación total para los paraguayos, que no se esforzaron demasiado para superar a un contrincante realmente limitado técnica y colectivamente, con lo cual se pusieron cerca de acceder a Octavos de Final.

EL ARBITRAJE

Eddy Maillet tuvo un día de campo, con un partido bastante fácil de conducir, en el que aplicó tres tarjetas amarillas para los eslovacos que se pasaron de fuerza con algunas entradas, y una amonestación para el cuadro guaraní.

Anuncios