Loftus Versfeld Stadium, ante una buena entrada, miércoles 23 de Junio del 2010

  • El delantero hizo el gol del triunfo en tiempo de reposición
  • Argelia se marchó del Mundial sólo con un punto

El héroe estadounidense lleva por nombre Landon Donovan, claro, el incansable e inquebrantable delantero que es el alma de su Selección. Un gol de su autoría al minuto 91 significó el triunfo, el pase a Octavos de Final y el primer lugar del Grupo C.

La escuadra norteamericana dejó tendido a su rival sobre el campo del Loftus Versfeld en Pretoria, Sudáfrica, y sorprendió a los ingleses que ya celebraban la primera posición del sector al término de su duelo ante Eslovenia, y a los propios eslovenos que se sentían dentro de la Segunda Fase.

Todo eso provocó la anotación de Donovan, quien aprovechó un balón libre dentro del área cuando su compañero Altidore ya había fallado en la definición, para decretar la victoria estadounidense.

Fue una descarga de energía contenida durante 91 minutos en el equipo que dirige Bob Bradley, pues durante todo el encuentro tuvo ocasiones para ganar con mayor tranquilidad, y cuando el balón rebasó la línea de gol el júbilo explotó en todo el equipo y sus aficionados presentes en la tribuna.

De esta manera Estados Unidos sumó cinco puntos para quedarse en el liderato de su Grupo gracias a que anotó dos goles más que Inglaterra, en tanto que Argelia se ubicó en el último sitio con un punto.

Ahora la escuadra de las Barras y las Estrellas esperará a su rival para Octavos de Final, que saldrá de entre Alemania, Ghana, Serbia y Australia.

EL PARTIDO

La postura de ambos fue ir al ataque en todo momento, en pocas ocasiones tocaron el balón para atrás, y las emociones fueron constantes a lo largo de todo el cotejo, sin que se moviera el marcador.

Estados Unidos dejó siempre a tres delanteros fijos para inquietar a la defensa argelina e impedir que sus laterales se fueran al ataque, esa estrategia le dio buenos resultados al Director Técnico, Bob Bradley, pues si bien el duelo fue abierto, la realidad es que el conjunto norteamericano dominó las acciones y generó muchas oportunidades para anotar.

Para desgracia de los estadounidenses las fallas en la definición les impidieron obtener un triunfo con mayor holgura y menos dramatismo, pero igual valió la pena su esfuerzo y entrega.

Hérculez Gomez, Jozy Altidore, Landon Donovan, Clint Dempsey y Edson Buddle se estaban vistiendo de verdugos de su propio equipo, pues sólo necesitaban un gol para seguir con vida en esta Copa del Mundo, y éste no llegaba.

Los argelinos también tuvieron lo suyo, en menor medida, pero igual le dieron varios sustos al rival. De hecho, al minuto 6 Adlane Guedioura se plantó solo en el centro del área y remató de derecha al travesaño.

Y es que al principio la defensa estadounidense se mostró nerviosa y cometió varios errores que no fueron aprovechados por los atacantes africanos, que bien pudieron despedirse del Mundial con una mejor imagen y al final se fueron sin pena ni gloria.

El orgullo de la Selección de Estados Unidos le valió para no bajar los brazos a pesar de que fallaba y fallaba ocasiones para anotar, y que Argelia le seguía metiendo presión con sus contragolpes.

El tiempo transcurría y los minutos se consumían para los estadounidenses que siguieron atacando y ya no importó dejar espacios en defensa, total, era vivir o morir en el Mundial.

Y luego de tantos yerros en la definición, el conjunto dirigido por Bradley encontró la recompensa al carácter de sus jugadores con la acción en donde Landon Donovan, quién si no él, metió el tanto de la victoria para el pase y el primer lugar del Grupo C en el minuto 91, una jugada después de que Argelia tuvo un el gane en un remate de cabeza que falló Nadir Belghadj.

EL ARBITRAJE

Bueno de Frank de Bleeckere, de Bélgica, quien aplicó correctamente las tarjetas amarillas y la roja para el Capitán argelino Anther Yahia al 92′. Sin embargo, sus asistentes Peter Hermans (1) y Walter Vromans (2), tuvieron un par de fallas al señalar dos posiciones adelantadas que no eran, una que perjudicó a Estados Unidos cuando Dempsey había marcado gol, y otra para Argelia cuando se enfilaba al área enemiga en un peligroso contragolpe.

Anuncios