Estadio Durban, ante una buena entrada, sábado 19 de Junio del 2010

  • El equipo japonés tendrá que pelear por los Octavos de Final ante Dinamarca

Holanda mantiene paso perfecto en Sudáfrica 2010. El equipo europeo logró llegar a 20 partidos sin perder para perfilarse así como uno de los grandes favoritos para levantar la copa el próximo 11 de julio.

La Naranja Mecánica se convirtió en el primer equipo del Mundial en calificar a los Octavos de Final, pues le benefició que Dinamarca derrotara a Camerún.

Los dirigidos por Lambertus Van Marwijk sufrieron para imponerse sobre Japón, pues el cuadro asiático se plantó bien en la parte trasera de su cancha y sólo atacaron por la vía del contragolpe en los primeros 45 minutos.

Los europeos no se desesperaron y con un zurdazo de Sneijder lograron poner el 1-0 para así colocarse como el primero del Grupo E con seis unidades; no hubo magia ni futbol espectacular, pero sí contundencia y pasos firmes en su camino.

Japón con la derrota, que estuvo cerca de ser un empate al final del duelo, se quedó con tres puntos y tendrá que definir su pase a los Octavos frente a Dinamarca, que también peleará por el boleto.

EL PARTIDO

Los campeones y grandes potencias han sido sucumbidos en Sudáfrica 2010; su poder ha sido relegado, la magia ha quedado a un lado para ver el crecimiento de equipos que se distinguían por ser participantes que aderezaban la fiesta pero jamás destellaban argumentos para poder trascender.

Holanda, junto con Argentina, son los únicos que se mantienen estoicos, que no ha permitido que le falten al respeto y hasta el momento llevan un paso perfecto.

El equipo europeo se presentó ante Japón dispuesto a calificarse a la segunda ronda, pues como siempre deseaba ser un invitado que luciera, que mantuviera el poderío.

Pero lo nipones se echaron atrás, dispuestos a hacer sufrir al cuadro holandés; entonces se olvidaron que había un terreno después del medio campo, que la idea del futbol radica en meter goles y vencer.

Optaron por pactar un empate a cero goles mientras se pudiera y si las opciones se daban atacarían por la vía del contragolpe. El cuadro holandés se echó adelante, trató de penetrar el marco de los asiáticos, pero le fue imposible, Japón rompió todo lo que pudo.

Japón logró contener a los holandeses y al minuto 37 encontró lo que tanto había buscado. En un contragolpe, Daisuke Matsui prendió el balón desde la media luna para sacar un disparo que Maarten Stekelenburg terminó tomando sin problemas; el cuadro asiático no logró concretar, pero las esperanzas lograron revivirse.

Sin embargo Holanda decidió que no volvería a permitir que Japón les diera un susto, controló la posesión del balón y cuando se lo cedió a los nipones fue sólo por unos instantes, sin dejarles que cruzarán con peligrosidad el medio campo.

Todo fue cuestión de tiempo. Robin van Persie cedió para Wesley Sneijder, quien en los linderos del área y con una zurda envidiable mandó el balón al fondo de la red, el arquero logró tocarla pero jamás pudo contenerla.

Holanda estuvo cerca del segundo gol y hasta pudo haber hecho que quedaran 3-0, pero Japón y la buena fortuna se lo impidieron; al final, cuando los minutos estaba por morir los nipones con un potente disparo dentro del área de Okazaki, que se fue encima del marco, casi empataron la pizarra, y con algo que parecía un penal sobre Nagatomo le pusieron adrenalina al encuentro. Pero nada cambió y Holanda se quedó con una victoria que prácticamente los colocó en los Octavos de Final.

EL ARBITRAJE

Héctor Baldassi. Bien, siempre estuvo cerca de la jugada y aunque al final le faltó una tarjeta amarilla sobre Nagatomo, cuando éste se tiró en el área tratando de que marcaran un penal, su actuación fue destacada.

Anuncios