HTML clipboard

Estadio Mbombela, domingo 20 de Junio del 2010

  • Los italianos no pudieron abrir el cerrojo neozelandés
  • La escuadra de Oceanía sacó un gran resultado

Las preocupaciones aumentaron para Italia luego de que no pudo pasar del empate frente a la débil Nueva Zelanda y de esta manera el Campeón quedó tambaleándose en la Copa del Mundo 2010.

Fue la segunda decepción para los italianos dentro de Sudáfrica 2010, donde suma par de igualadas de 1-1 y se jugará la clasificación a los Octavos de Final en la última jornada frente a Eslovaquia, que también buscará el pasaporte para la segunda ronda de esta justa mundialista.

Así es que está abierta la posibilidad de que el conjunto dirigido por Marcello Lippi quede fuera del Mundial en la primera fase, aunque tampoco se descarta que deje su mejor futbol para el duelo decisivo frente a los eslovacos y tome fuerza de cara a las rondas finales.

Si bien los italianos están acostumbrados a ir de menos a más en los torneos más importantes, en esta ocasión dan la sensación de que no tendrán mucho más por mejorar porque se notan fuera de forma futbolística y ya desesperados ante la falta de ideas de la mitad de la cancha hacia adelante.

Los neozelandeses también llegarán con posibilidades de meterse a los Octavos de Final para el cotejo que cerrará el Grupo F frente a Paraguay, pues tiene dos puntos igual que Italia.

EL PARTIDO

El catenaccio surtió el efecto esperado, sólo que en esta ocasión lo aplicó Nueva Zelanda en detrimento de los italianos, dándoles una lección a los maestros de ese estilo de juego.

Los italianos sufrieron lo que normalmente provocan en los rivales, pues por más que intentaron penetrar la defensa contraria, nada más se encontraron con un penal que les otorgó un inesperado empate frente a un cuadro infinitamente inferior.

El Campeón sigue sin levantar en este Mundial y tuvo que reponerse de un gol que regaló su Capitán, Fabio Cannavaro, al minuto 6. El defensa central perdió de vista el balón en el cobro de un tiro libre y se lo dejó en bandeja a Shane Smeltz para que definiera de zurda.

Nadie podía creer lo que estaba pasando en el Estadio Mbombela, ni los propios neozelandeses, que a partir de entonces decidieron aplicar la táctica del camión atrás y destruir el juego italiano.

Sólo por medio de un jalón de camiseta del defensa Tommy Smith sobre Daniele de Rossi que fue señalado como penal, Vicenzo Iaquinta pudo evitar el derrumbe del Campeón con su perfecta ejecución desde los 11 pasos al minuto 29.

La segunda mitad fue de pleno dominio italiano, pero infructuoso a la ofensiva, e incluso Nueva Zelanda pudo llevarse la victoria por medio de dos disparos a cargo de Ivan Vicelich y Chris Wood que pasaron apenas a un costado del poste.

La eliminación italiana en primera fase está latente, pero también la posibilidad de que despierte el vigente monarca mundial para calmar las aguas turbulentas a su alrededor y mientras los neozelandeses gozan de un resultado extraordinario para su causa.

ARBITRAJE

El guatemalteco Carlos Batres tuvo un trabajo regular, de altibajos, sin embargo, marcó de manera acertada el penal  a favor de los italianos, que derivó en el empate definitivo. Al minuto 27 el defensa neozelandés Tommy Smith agarró de la playera a Daniele de Rossi dentro del área y en este caso el silbante decretó la falta. Después permitió que Nueva Zelanda cortara a cada rato el juego con faltas reiteradas sin que aparecieran las tarjetas amarillas por ese motivo.

Anuncios