Estadio Hidalgo ante una regular entrada, sábado 24 de Julio del 2010

* Edgar “Pájaro” Benítez hizo 2 goles
* Vicente Sánchez debutó con los de Coapa

La tierra prometida a la que Manuel Lapuente aseguró llevará al América cuando el Apertura 2010 haya terminado aún se ve lejana, los binoculares no permiten visualizar con claridad aquel paraíso donde las Águilas se ponen la corona y se decretan como los mejores.

Pachuca con un equipo que se conoce muy bien, puliendo sólo sus puntos finos con la incorporación de Braulio Luna, Hérculez Gómez y Arizala logró rendir al América a sus pies.

Los de Coapa con la soberbia que sólo los de su estirpe tienen, pusieron el futbol, comenzaron a proponer, a hacerse dueños de la redonda, pero no pudieron ante un equipo hidalguense que supo ser implacable, que apretó en el momento justo.

La Promotora del Club Pachuca celebró con un triunfo los 15 años que cumplió bajo el mando de Jesús Martínez, mientras América con la vergüenza sostenida entre las manos se deshizo de su plumaje, del brillo que se le impregnó con la llegada de Matías Vuoso y Vicente Sánchez.

América tendrá que reunir fuerzas pues su trajín apenas comenzó, el equipo de Lapuente hará maletas y viajará el lunes a Estados Unidos para enfrentar al Manchester City el miércoles próximo; después regresará al Distrito Federal para recibir a Jaguares de Chiapas en el Azteca en el marco de la Jornada 2 y Pachuca visitará al Campeón.

Con el triunfo los Tuzos se colocaron como líderes del Grupo 2, mientras que América se fue al fondo del mismo Sector.

EL PARTIDO

Tener un América ganador, implacable que borrara los años de sinsabores fue la misión que Michel Bauer, Presidente de las Águilas, se creó después de destituir a Jesús Ramírez como técnico.

El directivo escarbó en la historia y presente del futbol hasta que dio con Manuel Lapuente; en él concentró sus esperanzas y lo colocó al frente de un grupo que imperativamente tiene que coronarse como campeón al final de la gran batalla.

El estratega, que tenía más de un año de no dirigir, se presentó en el “Huracán” con un equipo soberbio, dispuesto a marcar historia, a acabar de tajo con un pasado doloroso; sin Vicente Sánchez, su contratación estrella, pero con una ofensiva que preocupaba, compuesta por Vuoso, “Rolfi”, “Jagger” y Esqueda, trató de poner el juego a su favor.

América tomó el mando del juego, comenzó a pasear el balón a su merced, rondando peligrosamente el marco que era custodiado por el fiel Miguel Calero; pero el equipo no supo llegar con temple, desperdició las pocas llegadas hasta que un error de Israel Martínez marcó el rumbo.

El “Jagger” había bajado hasta la zaga americanista para colaborar con la defensa del marco de Armando Navarrete, pero en la diagonal de Arizala que iba para Paul Aguilar, el americanista se interpuso punteando el balón hasta el fondo de su propio marco. El golpe al minuto 14 fue tan certero que América no logró responder como deseaba.

Lo que le siguió fue una catástrofe, Manuel Lapuente decidió que Layún era mejor defensa que Corral y el primero le respondió cometiendo una pena máxima sobre Edgar Benítez; el implacable delantero hidalguense aprovechó la situación y cobró con fuerza a la izquierda de Armando.

América trató de sobrevivir, de responder ante la certeza del equipo dirigido por Guillermo Rivarola, entonces metió a su estrella: Vicente Sánchez. El uruguayo calentó minutos antes de que su equipo regresara a la cancha y ahí inundó de esperanza a su afición. Pero para brillar a Vicente le hizo falta un cómplice, el delantero no se pudo compenetrar ni con Vuoso ni con “Rolfi”.

Y Pachuca encariñado con el triunfo logró hacer el tercero. Benítez en una jugada por la banda izquierda se perfiló al centro, plantó a Valenzuela y después a Aquivaldo, para temrinar la jugada con un disparo potente.

El gol de la humillación para los americanistas no se tardó en llegar, pero el silbante decidió anular el tanto de Manso en una jugada que fue polémica pues los de Hidalgo aseguraron que dio la anuencia para poner en juego la redonda, justo cuando se cobró una falta fuera del área.

Sin embargo, para Pachuca fue suficiente, con el 3-0 se plasmó en la cancha, una vez más, como un favorito y aunque Manso terminó expulsado y “Rolfi” estuvo cerca de hacer el gol de la honra -pero sólo hizo ondear la red por fuera-, los Tuzos se quedaron con la victoria; y América con muchas cosas por mejorar.

EL ARBITRAJE

Regular de Miguel Ángel Ortega. Le tocó un partido con una decisión muy complicada, pues al minuto 60′, Manso parecía anotar el cuarto gol al cobrar un tiro libre directo mientras se realizaban dos cambios. Como los Tuzos se tardaron en hacer el movimiento, vino la confusión, la pelota fue a las redes mientras todos estaban distraídos y aunque parece correcta la decisión de no darlo por bueno, también es un hecho que el juez empezaba a hacer un movimiento de “jueguen” cuando vino el cobro, coincidiendo con el golpeo de la pelota, pero más por suerte que por el hecho de que Manso la hubiera recibido. En lo que si se equivocó es que el penal sobre Benítez no existió.

DIVISIONES INFERIORES

Tanto en la Sub-20 como en la Sub-17, Pachuca y América igualaron sin goles.

Anuncios