Estadio Azteca ante una muy buena entrada, domingo 24 de Octubre del 2010

  • América llegó a 24 partidos sin perder en el Estadio Azteca
  • Las Chivas se alejaron de los puestos que dan pase a Liguilla

Ni goles ni espectáculo ni buen futbol ni pasión ni vergüenza ni nada, el Clásico fue todo un fiasco y dejó claro el pobre nivel que tienen América y Chivas en el presente Torneo Apertura 2010.

Lo único destacado fue la entrada que hizo el público, pues cerca de 90 mil aficionados confiaron en sus respectivos equipos y salieron con la amargura del resultado.

Lo que ofrecieron los jugadores de ambas instituciones fue como para que entre todos regresaran el dinero de los boletos que pagaron sus seguidores, sólo como muestra de la pena que deberían sentir por este partido.

Es que por más que hubiera declaraciones que trataran de calentar el juego en los días previos, en la cancha se evidenció la escasez de argumentos futbolísticos para que alguno se quedara con la victoria.

Nada más merecido que un resultado de esta categoría para un Clásico que está peor que la devaluación más fuerte que haya sufrido este país. El público no se merecía esta exhibición, pero también era un tanto predecible.

Si el América quiere presumir que llegó a 24 partidos sin perder en el Estadio Azteca pues será lo único que tenga para su maltrecho ego, pues únicamente el sistema de competencia le permite seguir en zona de clasificación para la Liguilla con 18 puntos, y el jueves visitará a su hermano San Luis, que encabeza el Grupo 2 con 22 unidades.

Para el Rebaño Sagrado es urgente que termine el campeonato porque anda dando lástimas por donde quiera que se para y sólo porque enfrente tuvo al América no perdió en esta ocasión, pero sus 16 puntos lo alejaron de los puestos que dan acceso a la Fiesta Grande y el miércoles recibirá al Toluca.

EL PARTIDO

En apariencia América salió muy agresivo porque el técnico Manuel Lapuente mandó de inicio a Daniel Omar Márquez en lugar del lesionado Ángel Reyna, y en teoría iba a hacer mancuerna con Vicente Matías Vuoso en el centro del ataque azulcrema. En la práctica esto no ocurrió y realmente el local desperdició un jugador con ese movimiento.

Es que si bien Márquez, centro delantero que la Fecha anterior marcó dos goles colocado en esa posición, arrancó el juego con determinación a la ofensiva en el primer balón peligroso que se produjo en el duelo, pero después quedó claro que su función no estaba arriba, sino en la mitad de la cancha en una especie de tercer contención con salida por la izquierda, y no cumplió con ninguno de esos encargos debido a que carece de las condiciones para desempeñarse ahí.

Esta situación benefició en parte al Guadalajara ya que no tuvo que preocuparse por ese elemento perdido en el terreno de juego, y cuando la visita tuvo el balón en su poder transitó tranquilamente por esa zona que debía cubrir Márquez.

Por más que las Águilas mostraron señales de cambio en su postura para ir más al ataque, el primer aviso en serio corrió a cargo del Rebaño por medio de Omar Arellano, quien se coló al área y de zurda trató de definir, pero se topó con una buena atajada de Guillermo Ochoa, al minuto 7.

Poco a poco el anfitrión se acomodó mejor y se adueñó del esférico, y sí tuvo ocasiones claras para ponerse en ventaja en la primera mitad, sin embargo, las fallas de Vicente Sánchez y Vicente Matías Vuoso lo impidieron.

Primero Vicente falló una oportunidad importante cuando remató de cabeza sin marca en el centro del área y mandó el balón por un costado, en una gran servicio de Vuoso, al 27’.

Sólo tres minutos más tarde el propio Matías dejó ir otra jugada para concretar, pero de zurda remató flojo y el esférico lo desvió Jonny Magallón al travesaño. Parecía que el juego se inclinaba hacia el conjunto de Coapa.

Para no quedarse atrás, las Chivas respondieron al 40’ con una jugada de Jorge Enríquez que condujo hasta toparse con Ochoa, ahí ya no supo qué hacer y le estrelló su disparo en el cuerpo.

En el complemento se acentuó la superioridad americanista sin hacer nada extraordinario, simplemente plasmó la diferencia de planteles, aunque tampoco le pasó por encima al Rebaño.

Incluso las Águilas se salvaron de la marcación de un aparente pénalti en contra que el Silbante Francisco Chacón no observó. Y sí, este América propuso más, sin embargó fue inoperante a la ofensiva en el segundo lapso.

Lapuente se dio cuenta de su error con Márquez y lo sacó al minuto 58 para reemplazarlo con Enrique Esuqeda, y mejoró en el manejo de la pelota, pero no fue la solución para reflejar en el marcador; todavía retiró del campo a Vicente Sánchez para el ingreso de José Martínez. Así de intrépido fue el planteamiento final de Manolo para ir en busca del triunfo.

En la banca de enfrente, José Luis Real metió a Omar Bravo en lugar de Alberto Medina, y el asunto no cambió para el visitante pues el cuadro jalisciense simplemente está metido en una severa crisis futbolística. Todavía le alcanzó para ponerle algo de peligro a la portería azulcrema con un disparo de Xavier Baez que desvió Ochoa espectacularmente.

En efecto, el Clásico llegó en mal momento para las dos escuadras y por eso es que no pasaron del decepcionante y desapasionado empate sin anotaciones. Por eso es que el público lo recriminó lanzando vasos de refresco y cerveza desde la parte alta del Azteca a 10 minutos de que concluyera el duelo, y un abucheo que retumbó en todos los rincones del estadio tras el silbatazo final.

EL ARBITRAJE

Francisco Chacón tuvo un trabajo aceptable, aunque al minuto 53 no señaló un aparente penal a favor de las Chivas en una mano que cometió Miguel Layún cuando trató de defender un servicio de Alberto Medina. De ahí en fuera no tuvo mayores dificultades para sacar adelante un juego que resultó fluido y limpio en términos generales, y prueba de ello fue que sólo mostró una tarjeta amarilla, para Layún.

DIVISIONES MENORES

Duelos cerrados se dieron en las categorías inferiores entre Águilas y Chivas, pues dentro del campeonato Sub-20 el conjunto de Coapa se impuso 2-1; mientras que en el Sub-17 el duelo terminó con empate 2-2.

Anuncios