Estadio Morelos ante un lleno, domingo 12 de Septiembre del 2010

     

  • América se coló al cuarto puesto general
  • Desde el A2005, América no ganaba en el Morelos

Tuvieron que pasar cinco años para que América supiera otra vez lo que es ganar de visitante ante Morelia, a quien este día doblegó 0-2 tras no hacerlo desde el Torneo Apertura 2005, en el llamado Clásico de las televisoras, de paso, se coló al cuarto lugar general al llegar a 12 puntos.

Aunque las Águilas fueron efectivas, otra vez mostraron graves carencias ofensivas, el primer gol cayó en un acierto entre Daniel Montenegro y Vicente Matías Vuoso para que éste definiera ante Federico Vilar apenas a los 5 minutos y el segundo gracias a un grave error del portero argentino, quien no pudo controlar un balón por aire dentro del área y lo dejó para Miguel Layún, que con el arco abierto puso el 0-2 al 58.

El resto del encuentro, los dirigidos por Manuel Lapuente se defendieron como equipo chico, es decir, tuvieron nula propuesta de posesión de balón, al estar agazapados en espera de un contragolpe, además de que Guillermo Ochoa volvió a lucir como en los viejos tiempos al impedir al menos un par de anotaciones cuando el partido iba 0-1 y después del 0-2 tapó otro par de peligros.

Con este marcador, Morelia se quedó con 10 puntos en la parte media del Grupo 3 y la próxima semana visitará al Atlante; en tanto, América recuperó la cima del segundo Sector con 12 puntos y el domingo visitará a Toluca en un duelo de los llamados de seis puntos.

EL PARTIDO

La fortuna le sonrió al América como desde hace cinco años no lo hacía en territorio purépecha, ya que de manera tempranera, casi sin esperárselo, gracias a una combinación entre Daniel Montegro y Matías Vuoso, el argentino naturalizado mexicano quedó frente a Federico Vilar dentro del área y tocó suave en una excelente definición para poner el 0-1 al minuto 5.

El partido entonces fue el ideal para los dirigidos por Manuel Lapuente porque pudieron poner en práctica el discurso del entrenador de la boina, de defenderse como un equipo chico, ya que desde que tomaron la ventaja se echaron para atrás, cedieron la iniciativa y sólo buscaron el contragolpe como táctica ofensiva, sin querer jugar con la pelota como suelen hacer los grandes cuando están de visita.

Y entonces el duelo fue disputado por las Águilas al filo de la navaja, con la posibilidad latente de ser empatados en cualquier momento, pero la mala definición de Morelia, aunada a una buena actuación del portero Guillermo Ochoa perfilaron el triunfo de los capitalinos en la cancha donde en enero pasado Salvador Cabañas jugó su último encuentro.

Al minuto 16, Rafael Márquez Lugo falló una oportunidad clara dentro del área, a un pase de Hugo Droguett, donde el delantero mexicano alcanzó a conectar un servicio, ya con Ochoa vencido, pero el balón se fue desviado del poste derecho; luego al 23, Miguel Sabah quedó solo frente a Memo y al disparar el cancerbero de las Águilas logró tapar el riflazo para salvar su cabaña.

América intentó al contragolpe, por medio de Montenegro y de Vicente Sánchez como sus hombres más veloces, pero el último pase fue equívoco y eso evitó que pudieran aumentar el marcador, sin embargo, el tiempo transcurrió al ritmo que ellos quisieron y Morelia comenzó a desesperarse.

En el complemento, otra vez Guillermo Ochoa se erigió como la figura del partido, a falta de que lo hicieran los habilidosos extranjeros, tuvo que ser el también portero del Tricolor el que se tuvo que revolver como pudo para evitar la igualada, al 55 tuvo un gran acierto al tapar un tiro de Sabah a quemarropa en el área chica y también suerte porque Luis Gabriel Rey, a quien le cayó el rebote, se enredó con la pelota en lo que parecía el empate.

Y otra vez, sin merecerlo porque ofensivamente dejó mucho que desear, América se encontró con un gol fortuito, una anotación cortesía del casi siempre seguro Federico Vilar, quien salió del área chica para cortar un centro que desde la derecha mandó Vicente Sánchez, pero en su afán de querer quedárselo a una sola mano, sólo alcanzó a tocar el balón y a bajárselo a Miguel Layún, quien controló y con marco abierto puso el 0-2 al 57.

Con la desventaja de dos goles, Morelia se desmoronó y perdió la cabeza, principalmente Miguel Sabah que armó bronca contra Juan Carlos Valenzuela, lo que derivó en amonestación para el local al 62, pero la pérdida de control del cancunense no terminó ahí, ya que dos minutos después, con el Árbitro muy cerca, Sabah se aventó un clavado dentro del área, que derivó en la segunda amarilla y por lo tanto, la expulsión del jugador.

Al final, Morelia se fue con todo al frente y estuvo cerca de acortar distancias, pero Memo le tapó un buen disparo a Droguett al 88, aunque también América pudo haber hecho el tercero, de no ser porque Ángel Reyna, quien reapareció de cambio, falló frente a Vilar cuando el juego ya estaba en agonía.

EL ARBITRAJE

Ricardo Arellano tuvo un trabajo muy irregular, ya que aplicó criterios diferentes en jugadas similares, al 39, debió mostrar la segunda amarilla a Vuoso cuando cometió una falta por detrás, innecesaria, fuera del área rival, pero el Silbante se la perdonó al 39; luego, Droguett se aventó un clavado fuera del área y el nazareno no le dijo nada al 42, en cambio, Sabah hizo lo mismo dentro del área y le mostró amarilla, que derivó en su expulsión.

DIVISIONES MENORES

En la categoría Sub-17, Morelia venció por la mínima diferencia a las Águilas y en la Sub-20, ambos conjuntos empataron sin goles.

Anuncios