Estadio Cuauhtémoc, ante una buena entrada, domingo 17 de Octubre del 2010

Las Águilas dejaron ir la oportunidad de llegar a la cima del Grupo 2

  • Daniel Márquez y Gabriel Pereyra marcaron en dos ocasiones

Un América contrastante y que dejó de lado su grandeza terminó sufriendo en un partido que parecía controlado y dominado en los primeros 45 minutos. Los cambios equivocados de Manuel Lapuente y el corazón poblano se combinaron para un empate con sabor a derrota para las Águilas y de poca utilizad para La Franja.

El hartazgo que los jugadores azulcremas expresaron durante la semana por no mostrar el nivel que exigen las instituciones grandes, olvidaron sus palabras y de nueva cuenta no cumplieron con las expectativas futbolísticas.

Por su parte, Puebla tuvo que apelar de nueva cuenta a la garra y al coraje para rescatar un partido que parecía perdido cuando América se decidió a atacar. Si bien, el punto no es de mucha utilidad para el equipo de José Luis Trejo, la forma como lograron alcanzar en el marcador les puede ayudar a mantener en ascenso la confianza.

Las Águilas se quedaron estancadas en con 17 puntos en el tercer lugar del sector 2, mientras que Puebla sumó 15 unidades para mantenerse como penúltimo del grupo 3 del Apertura 2010. Ahora las Águilas deberán enfrentar, con muchas dudas, a las Chivas Rayadas del Guadalajara en el Clásico Nacional, mientras que el Puebla visitará al Toluca en la jornada 13 de la competencia.

EL PARTIDO

Los primeros minutos del encuentro se caracterizaron por la precaución que tuvieron Puebla y América; sin embargo, era la Franja la que tenía más tiempo la pelota y la intención de lanzarse al frente aunque no con oportunidades claras en el arco de Guillermo Ochoa.

El factor suerte estuvo del lado de las Águilas debido a que apenas a los 9 minutos de iniciado el cotejo, una distracción por parte de la defensa camotera les permitió ponerse en ventaja. Daniel Márquez marcaba su segundo gol del torneo anticipando a la zaga local y rematando –de tres dedos- un centro de Vicente Sánchez. La fiesta comenzó pronto para los miles de seguidores azulcremas que se dieron cita en el estadio.

Puebla seguía teniendo la pelota más tiempo, intentaba pero no lograba llegar con claridad al arco americanista. Al 20’ se presentó una jugada polémica en el área poblana por un banquito a Ángel Reyna que no marcó el árbitro, Fernando Guerrero, en una jugada que parecía penal para las Águilas del América.

La banda derecha se convirtió en la mejor vía de ataque para el cuadro de Manuel Lapuente. Montenegro, Rojas y Reyna generaron centros a placer que no terminaban en las redes por la demora de Márquez y Sánchez para dar el último toque. Situación que la escuadra capitalina pagaría apenas unos minutos después.

Al minuto 26, Orlando Rincón metió un centro por derecha, Gabriel Pereyra se levantó en el área ante la complacencia de Juan Carlos Valenzuela y puso la pelota pegada al poste izquierdo de la cabaña defendida por Guillermo Ochoa para emparejar los cartones.

Sería hasta los 40 minutos de la primera parte cuando el costado derecho le rendiría frutos a la ofensiva americanista. Pável Pardo desbordaba a la defensa poblana, y con uno de sus acostumbrados centros, ponía la pelota en la cabeza de Daniel Márquez, quien completamente solo, se levantó dentro del área chica para meter un testarazo picado y horadar la portería del ‘Monstro’ Álvarez. La tranquilidad regresaba al banquillo de los azulcremas y la alegría a las gargantas amarillas.

La intención ofensiva y la escasa propuesta americanista provocaron que el segundo tiempo se jugara, prácticamente, en la media cancha del América. Los intentos vinieron por parte del Puebla que con pocas variantes, no pudo inquietar en demasía la cabaña de Guillermo Ochoa, mientras que los cambios realizados por Manuel Lapuente estaban dirigidos a mantener el orden atrás y buscar un contragolpe que liquidara el partido, situación que resultó contraproducente a final de cuentas.

Fue hasta el minuto 69 cuando Puebla tuvo la opción más clara hasta el momento. En un cobro de falta por la banda izquierda, Felipe Ayala centró un balón al corazón del área, la ‘Bola’ González remató en solitario pero su el balón murió en las manos de Guillermo Ochoa. La diferencia era clara, mientras el centro delantero americanista logró matar, el artillero poblano dejo ir la oportunidad.

Sin embargo, la defensa americanista terminaría por ceder ante el embate poblano. Al minuto 83 las Águilas perdían la marca en un tiro de esquina donde Mario Ortíz peinó la pelota para que Gabriel Pereyra llegara sólo, a segundo poste, y empujara el esférico al fondo de las redes, decretando el 2-2 final. El coraje del técnico americanista fue tan grande que su característica boina terminó azotada en la grama del Cuauhtémoc.

EL ARBITRAJE

Bueno a secas el trabajo realizado por Fernando Correa, en la primera mitad no marcó una falta en el área poblana que decantaría en penal para el América, sin embargo, cuando el partido se le comenzaba a ir de las manos, aplicó las tarjetas de forma correcta y logró llevar a buen puerto el encuentro.

CATEGORÍAS MENORES

En el torneo sub-20 las Águilas del América y la Franja del Puebla empataron a un gol; mientras que en el torneso sub-17, Puebla logró darle la vuelta al marcador y terminó por derrotar 2-1 al América, luego de ir perdiendo por la mínima diferencia.

Anuncios