Estadio Azteca ante una mala entrada, sábado 20 de Noviembre del 2010

  • Las Águilas regresan a esa instancia después de tres años y medio
  • San Luis se marchó con una mala imagen después de la goleada

Fue como quitarle los dulces al hermano menor en casa. América abusó del pequeño en la familia y se metió sin el menor problema a las Semifinales por primera vez desde hace tres años y medio. <!–

El conjunto de Coapa le dio cuatro zapes al San Luis y lo mandó a dormir, y con el 4-1 dejó claro que en el hogar hay jerarquías porque el de más edad fue quien impuso condiciones y determinó que el más joven debe prepararse mejor para este tipo de encuentros.

El cuadro potosino todavía demostró que aún está chavo, lo mismo que el técnico Ignacio Ambriz, pues luego del buen partido que brindó en la ida de los Cuartos de Final y el excelente esquema que planteó, en el duelo definitivo se espantó con un Estadio Azteca semivacío y se achicó con el maltrato que le brindó su consanguíneo.

Ambriz había comentado previamente que para nada le tenía temor al equipo azulcrema y a lo mejor dijo la verdad, pero sus jugadores parece que sí tuvieron algo de miedo por la cancha, el rival y la ronda de Liguilla. La escuadra tunera ni cerca estuvo del nivel que mostró en el primer choque de esta eliminatoria y por eso ya se despidió del campeonato.

Y las Águilas, más que aves, parecieron aviones en el primer periodo, en el que liquidaron la serie y se apuntaron para las Semifinales, manteniendo intactas sus aspiraciones al título, como lo prometió el técnico Manuel Lapuente, a pesar de su notable inconsistencia en esta campaña.

Para Lapuente fue la primera victoria en Liguilla desde el Verano 2002, justo cuando consiguió la corona al frente del América, luego de cinco encuentros sin ganar en estas instancias; y al fin el Presidente americanista, Michel Bauer, podrá gozar de una Semifinal en ese cargo.

EL PARTIDO

Desde el primer tiempo el América sacó ventaja de su fortaleza y con lujo de poder encerró a su hermano menor en la habitación y nada más le dio chance de salir una que otra vez a beber agua y a comer algo para aguantar el maltrato del mayor.

Y eso que las Águilas jugaron con un hombre menos prácticamente todo el encuentro ya que el argentino Matías Vuoso tuvo una noche para llorar con fallas increíbles dentro del área, hasta que por fin metió una sobre el final del duelo.

Claro que el cuadro de Coapa volvió a ilusionar a sus aficionados con esta goleada, pero también debe quedar asentado que enfrente tuvo un rival bastante débil y de poco peso en el balompié nacional, aunque por momentos quiso reaccionar y evidenció la fragilidad defensiva de los emplumados.

El caso es que los primeros 45 minutos fueron apabullantes por parte del anfitrión, que al minuto 15 se puso adelante con un tanto del uruguayo Vicente Sánchez, quien por fin apareció con la camiseta amarilla, pero luego también se perdió goles cantados.

Como si no fuera suficiente con las armas del oponente, San Luis puso de su parte para aniquilarse, ya que el defensa central Aníbal Matellán anotó en su propia portería cuando intentó rechazar un servicio de Ángel Reyna. También el portero César Lozano estuvo a punto de colaborar con otro autogol cuando se le escurrió un disparo de Daniel Márquez.

Luego de dos desperdicios inconcebibles de Vicente en el área potosina, llegó Enrique Esqueda, que había ingresado en lugar de Daniel Márquez, para poner el tercero de la noche con un golazo en el cobro de un tiro libre, en el 45′. Al descanso ya estaba definido el pase a Semifinales para las Águilas.

En el complemento el América jugó literalmente con su pequeño hermano y sólo porque Vuoso anduvo bastante errado frente al arco contrario, la goleada no fue peor. El local pudo ensañarse, pero Matías lo impidió.

Todavía Diego de la Torre consiguió el tanto del orgullo y la honra sanluisina, con un buen derechazo que colocó pegado al poste, lejos del alcance de Guillermo Ochoa, al 53′.

Para entonces los emplumados ya habían sufrido la baja por lesión del colombiano Aquivaldo Mosquera, aunque no sufrió consecuencias en este duelo, ya se verá si está listo para la siguiente fase.

Con el público encima por sus constantes yerros en la definición, Vuoso se quitó un poco, sólo un poco de presión cuando empujó el balón a las redes ya sin portero, en un servicio de Esqueda, al 81′. Así cerró la cuenta y aunque celebraron su anotación, al final los aficionados terminaron abucheando al argentino por una falla más.

El hermano menor pudo salir del cuarto cuando el América finiquitó la victoria y entonces San Luis se fue de vacaciones para tratar de olvidar este pasaje familiar, mientras que las Águilas ya se metieron a Semifinales, aunque hace unos días generara tantas dudas.

EL ARBITRAJE

Francisco Chacón no tuvo mayores dificultades para conducir por buen camino este encuentro gracias a que los equipos se olvidaron de las patadas y los engaños, por eso es que nada más hubo dos amonestaciones para el América y una para San Luis.

Anuncios